Para Reflexionar: Cuando padres, patrocinadores exigen titularidad de jugadores

Por: Coach Jorge Espinoza B. Parte Uno.
Sigan la Fan Page Learning Basketball para más información ! LINK
https://bit.ly/2Wvrcbp


https://bit.ly/2Wvrcbp
A pesar de que este tema no es nada nuevo y se mueve desde hace muchos años en el baloncesto no deja de ser indignante cuando nos enteramos por medio de un colega, allegado o por el medio que sea, que esta práctica detestable no sólo en el baloncesto si no en el deporte en general va en aumento y lo peor es que en algunos casos es avalado por entrenadores que con tal de poder obtener un trabajo, mantener el que ya ostenta o para obtener algún beneficio personal no les importa el equipo y los valores propios del deporte y el juego limpio.

Este tema tiene muchas variantes y debemos ver las realidades de todas las partes, en el caso de los padres de familia es claro que ellos quieren que sus hijos jueguen y de ser posible todo el partido para lo cual ejercerán todo el poder que esté a su alcance para lograrlo, a los patrocinadores les interesa que su marca esté siempre ligada a un equipo ganador y para obtenerlo ejercerán el poder que puedan tener para que eso se logre y los directivos tienen razones de sobra para exigir titularidades según sus criterios deportivos e intereses personales y son precisamente esos intereses personales los que los alejan del norte correcto como dirigentes deportivos. Y no podemos olvidar los intereses personales de los entrenadores de baloncesto que se dejan influenciar por esos fines poco altruistas con el único fin de poder obtener o mantener un puesto, aquí surge una pregunta ¿es correctamente moral y ético aceptar un puesto de entrenador cuando te exigen que ciertos jugadores deben ser titulares? esta pregunta la detallaremos la otra semana en la Parte II de este tema.


Existe una combinación letal que es cuando el padre de familia, el patrocinador y el directivo es una misma persona, o sea como decimos en Costa Rica “… da la misa, toca las campanas, recoge la limosna, da la comunión, y cierra la iglesia” aquí si estamos en presencia de un riesgo en potencia para los valores de la sana competencia entre los jugadores. Aquí también tenemos o estamos en presencia de dos posibilidades que los hijos o hijas de estos “señores poderosos” sea un buen jugador y al mismo tiempo responsable con los entrenamientos, ejemplo para los demás, que sea un líder positivo y todo lo que necesitamos de un jugador serio, si este es el caso pues perfecto, el problema sería cuando es todo lo contrario y más bien nos ocasiona celos deportivos por ser hijo de quien es y todos los demás jugadores que si se esfuerzan pero no tienen un padre o familiar “poderoso o influyente” ven relegadas sus posibilidades deportivas, esto amigos colegas es CORRUPCIÓN DEPORTIVA al mejor estilo de los políticos, y yo me niego no sólo a aceptarlo si no que repudiare a todo aquel que se valga de un poder económico o del que sea para estar por encima de otros tanto en el deporte como en cualquier aspecto de la vida.


No cambiemos nunca nuestra integridad y moral deportiva por unos pesos o dólares de más, el deporte y sus valores no se negocian con ningún padre de familia, con ningún patrocinador y mucho menos con un o unos directivos ya que ellos tienen una obligación de respeto y cuidado para con todos los integrantes del equipo. El dinero ni los intereses personales de quien sea pueden ser nuestra meta en el baloncesto, muestra meta debe ser siempre entrenar jugadores de baloncesto, sin importar su nivel económico o estatus dentro del equipo y la sociedad, pero sobre todo debemos ser ejemplo de rectitud para esos seres humanos que nos toca formar por medio del deporte al mejor estilo del coach Carter.

La otra semana continuaremos, quedo a la espera de sus comentarios bendiciones para todos ustedes y sus familias.

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. El coach lo llama de manera muy política esto es gente indeseable en el basquetbol con loas peores definiciones simple

    ResponderEliminar