El dirigente nacional que apareció "de repente" en México.

Artículo de Beatriz Pereyra para Proceso. Leer completo el archivo en este ENLACE

Un día, los representantes del basquetbol en los estados se despertaron con la noticia: su presidente nacional era un burócrata de lujo por el que nadie había votado, Gilberto Hernández Oseguera. Así aparecía –y aparece– en la página de la Federación Internacional de Basquetbol. Alarmados, buscaron una explicación, y el dirigente ilegítimo les aseguró que un grupo de empresarios y personalidades –cuyos nombres no difundió– lo había nombrado. Esta es la última jugarreta de Hernández Oseguera, quien ya antes ha traicionado y quebrantado normas para congraciarse con sus jefes en turno y acrecentar su poder, aseguran sus críticos.



CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El abogado Gilberto Hernández Oseguera, asesor jurídico del director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Alfredo Castillo, se impuso como presidente de la Asociación Deportiva Mexicana de Basquetbol (Ademeba), a pesar de que en una asamblea realizada en diciembre pasado, los presidentes de las asociaciones estatales eligieron para ese puesto al empresario regiomontano Carlos Bremer.



Los presidentes de las asociaciones estatales fueron supuestamente engañados por Gilberto Hernández Oseguera. Este funcionario público acudió a la asamblea general ordinaria en calidad de apoderado legal de la Ademeba, es decir, de la federación que dirige el destino del basquetbol nacional. También como representante de la Conade ante la Federación Internacional de Basquetbol (FIBA Mundo) que, supuestamente, intervino para poner fin a dos décadas de conflictos administrativos en este deporte.

Pero lejos de resolver el problema, todo se empantanó más. En la mencionada asamblea, realizada el 11 de diciembre de 2016 en el hotel Sevilla Palace, de la Ciudad de México, los presidentes de las asociaciones estatales consensuaron que Bremer cubría el perfil para dirigir la Ademeba y votaron por él. Acordaron cambiar a todos los integrantes del Consejo Directivo.

Bremer no asistió porque se encontraba fuera del país, pero, en entrevista, asegura que nadie le informó que fue elegido presidente ni sabía que lo habían postulado. Esta es una irregularidad, pues el Estatuto de la Ademeba indica que para ser elegible un candidato debe estar presente y aceptar la postulación (inciso 5 del artículo 67).



Otra irregularidad grave es que a esa asamblea no acudió un notario público que diera fe de lo que ahí ocurrió, que redactara el acta de la asamblea y que después protocolizara los cambios. Esos documentos no existen. Sólo hay una lista de asistencia que firmaron los presidentes de las asociaciones.

El proceso de elección estuvo plagado de ilegalidades desde la misma convocatoria a la asamblea, pues ésta sólo fue firmada por el entonces presidente, Modesto Robledo. Faltó la rúbrica del secretario Carlos Montes. La convocatoria no decía específicamente que habría elecciones, sino “cambios” en el Consejo Directivo.

El Estatuto indica que para elegir a nuevos integrantes del Consejo Directivo deben registrarse planillas o candidatos, lo cual no ocurrió. Para aspirar a tener un cargo se debe ser asociado afiliado a la Ademeba, requisito que no cumple Hernández Oseguera. El artículo 79 establece que un servidor público, como Gilberto Hernández, no es elegible para ser candidato.

Los presidentes de las asociaciones estatales descubrieron el engaño más de tres meses después, cuando en su página de internet FIBA Mundo puso el nombre de Gilberto Hernández Oseguera en el cargo de presidente. Esto pasó después de que el servidor público participara en la asamblea general ordinaria de FIBA Américas, el sábado 25 de marzo en Puerto Rico.

Ante los cuestionamientos de los presidentes de las asociaciones, el gerente general de la Ademeba, José Reyes Ronfini, les reenvió el 27 de marzo un correo electrónico a nombre de Gilberto Hernández Oseguera.



El abogado explicó a los asociados que en la asamblea del 11 de diciembre ellos aprobaron el cambio de directivos y que el Consejo Directivo quedó integrado “por varios empresarios y personalidades, el cual quedó nombrado de manera genérica, sin cargos específicos o cara visible, que trabajará en el día a día de la asociación. Después de deliberarlo ampliamente con todos y cada uno de ellos, en especial con el señor Carlos Bremer, se tomó la decisión que la presidencia de dicho Consejo Directivo recayera en mi persona”.

Según la explicación, su designación –hecha de forma discrecional por dedazo de empresarios y personalidades que nadie sabe quiénes son– obedece a tres razones: “1) su servidor ya tenía el nombramiento de comisionado y apoderado legal de la asociación, 2) he venido trabajando en este proyecto hace varios años y con un poco más de experiencia y conocimiento que todos los demás miembros del Consejo Directivo y 3) soy la cara visible ante FIBA desde el inicio del proyecto de reconocimiento a Ademeba”.

Seguir leyendo en proceso
:
Artículo de Beatriz Pereyra para Proceso. Leer completo el archivo en este ENLACE
Envíalo a Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario

Columna sin afinidad política u organizativa, dedicada a seguir a las selecciones mexicanas de basquetbol en todas sus categorías.
Manda tu comunicado de prensa: seleccionmexicanadebaloncesto@gmail.com