Iván Montano el Jugador Juvenil Más Valioso


Iván Montano Macías obtuvo el premio al Jugador Más Valioso de la Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas (Conadeip) en la Categoría Juvenil C la temporada pasada, donde el conjunto de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) Prepa derrotó en la final 86-66 a Gallos del CEU; el joven jugador ha dedicado más de una década al baloncesto y asegura que, ahora, las metas personales son mayores, sabe que el deporte es su camino para encontrar el futuro soñado y espera compartir su experiencia con los nuevos talentos; además, buscará la posibilidad de jugar en ligas profesionales y recibirse como ingeniero industrial en la institución, para construir la vida soñada que él desea.
En entrevista con El Popular, diario imparcial de Puebla, el basquetbolista que juega con las Águilas Prepa de la UPAEP reconoció que, gracias a su disciplina en el deporte, encontró una estabilidad personal al hacerse de becas educativas para ayudar a sus padres, conocer a otros jugadores, así como el plantearse objetivos que lo hagan sentirse contento con lo que hace para erigir un futuro satisfactorio.
“Lo que más desarrollé o lo que me di cuenta que era más importante en el basquetbol era que no sólo necesitabas de talento para poder brillar en la duela, sino que se tenía que trabajar duro para estar bien físicamente, sabíamos que el logro de esta temporada no se iba a lograr sí uno como jugador no estaba bien, por mucho talento que se tuviera en el equipo”, mencionó.

Fotos: Karen Rojas

Antes de perfilarse como uno de los jugadores más importantes de la Conadeip en la Categoría C, narra que su pasión surgió a los seis años, bajo el escenario en el que alguno de los deportistas estuvo, con el deseo de convertirse en figuras: desde las calles. Aparte de los juegos callejeros de basquetbol en los que se inició, confiesa que existe un linaje sanguíneo que comparte con sus padres y sus hermanos, quienes también fueron deportistas en la especialidad.
Recordó que los primeros años de fogueo fueron fundamentales para darse cuenta que el basquetbol no es un deporte para cualquiera, sabe que la mayor fortaleza de cualquier equipo radica en el trabajo en conjunto, de lo contrario es probable que sea un fracaso todo intento. Por ello, encontró en su práctica la oportunidad de entenderse bien con otras personas, tanto dentro como fuera de los vestidores, mientras construye un legado para el mañana.
Iván resaltó que hizo sus primeros “pinitos” para catapultarse a una carrera semiprofesional cuando cursaba la secundaria, etapa en que la se presentaron una serie de triunfos personales que le permitieron ganar la atención de la preparatoria de la Universidad Madero (Umad), el vasto dominio del balón con el que cuento lo hizo ganarse de un lugar en la Selección Mexicana de Basquetbol, esto, lo impulso a querer hacer algo grande en su trayectoria.
“El amor al basquetbol me ayudó a ver que podía vivir de esto, que me iba a sacar adelante; tal vez fue cuando me becaron en secundaría y vi que podía ser un apoyo para mis papás con becas, donde podía conocer otros lugares, amigos, fue cuando me di cuenta que el basquetbol iba a ser muy importante en mi vida”, expresó.

Los primeros logros

Montano explicó que durante la transición entre la secundaria a la preparatoria participó con la Selección Mexicana, como uno de los elementos más jóvenes al ser generación 1998, pero que demostró que sin importar su inexperiencia, lo compensaba con el talento natural que mostraba con el balón dentro de la duela.
Detalló que las competencias en las que formó parte con el conjunto tricolor iniciaron con el certamen de la Confederación Centroamericana de Baloncesto (Cocaba), en que se coronaron campeones; después, participaron en el Centrobasket de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Baloncesto (Concecaba), donde quedaron en el cuarto lugar, lo que los dejó fuera del repechaje al premundial, experiencia que fue dolorosa, pero le agradó que en su debut hiciera un buen papel.
A su regreso a casa, dijo que los entrenamientos siguieron con los Tigres Blancos, episodio en su vida que estuvo marcado por sacrificios, pero que valieron la pena en los tres años posteriores, cuando la UPAEP le abrió las puertas para que en su preparación académica de nivel superior pudiera tener un lugar asegurado con beca, a cambio de sus habilidades en la duela.
Iván admitió desconocer en qué momento cambiaron sus prioridades estudiantiles, pero fue convencido por el excelente equipo de entrenadores que las Águilas le ofrecían para perfeccionarse, por lo que decidió entrar a estudiar Ingeniería Industrial, aunque la meta sigue vigente al buscar oportunidades para estudiar en Estados Unidos, con la esperanza de ser convocado por algún equipo del país de las barras y las estrellas.

Montano reconoció que 2016 fue un año muy favorable para su trayectoria, puesto que fue reconocido como el mejor jugador de la Conadeip y coronarse en su Campeonato Nacional de Basquetbol en la Categoría C; atribuyó este excelente resultado al apoyo recibido por todos sus compañeros en la cancha.

Adelantó que ahora sus metas a futuro están enfocadas en tener la oportunidad de obtener una estancia prolongada en Estados Unidos para estudiar, a la par que tener la oportunidad de ser profesional por al menos tres años, para luego dedicarse a ejercer su profesión, pero mientras, seguirá esforzándose para concretar sus objetivos.

-Por  René Valencia para http://elpopular.mx/2016/12/04/puro-deporte/es-ivan-montano-el-jugador-juvenil-mas-valioso-154559
Envíalo a Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario

Columna sin afinidad política u organizativa, dedicada a seguir a las selecciones mexicanas de basquetbol en todas sus categorías.
Manda tu comunicado de prensa: seleccionmexicanadebaloncesto@gmail.com