La preparación de la Selección Mexicana será intensa y con apoyo de la CONADE

Una nueva oportunidad. Así es como se resume el trabajo que realizará a lo largo de 40 días la Selección Mexicana de Basquetbol tratando de conquistar uno de los tres boletos que aún están disponibles para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, con el comando de Sergio Valdeolmillos, quien ha dado todas y cada una de las recientes satisfacciones del baloncesto mexicano y con la participación, por supuesto, de Gustavo Ayón, hoy por hoy la máxima carta de este deporte en nuestro país.


En medio de la polémica que se ha desatado sobre quien debe ser reconocido como  ente rector en México, si la Federación Mexicana de Basquetbol o la Asociación Deportiva Mexicana de Basquetbol, la CONADE por medio de su polémico director, Alfredo Castillo, ha tomado una decisión que debe ser aplaudida, hasta por quienes cuestionamos el trabajo del dirigente, ya que han tomado bajo su cobijo de manera directa el desempeño del equipo mexicano justo cuando ya no hay mañana.
No habrá entrevistas
El equipo nacional empezará a trabajar el próximo día 30 en las instalaciones del Centro Nacional de Alto Rendimiento que será convertido en un bunker. No habrá tiempo ni para entrevistas. En la situación en que se encuentra el cuadro nacional se debe de trabajar en máxima concentración, Valdeolmillos, que no es un mago, sino un estupendo entrenador, trabajará con un grupo de 16 elementos del equipo y un invitado, tratando de ponerse a punto.
El equipo mexicano también tendrá una preparación que no podría decirse que no tenga precedentes similares pero será de magnifico nivel, pero lo que no tiene precedente, es la decisión de Castillo y la CONADE por consiguiente de tomar bajo su cargo al equipo nacional, brindándole irrestricto apoyo y una serie de encuentros de preparación que coinciden con la realización del Centrobasket.
El apretado calendario del equipo mexicano incluye la participación de los llamados “12 Guerreros” en el torneo centroamericano que se realizará en Panamá del 20 al 26 de junio y donde los rivales en el Grupo B serán Costa Rica, Bahamas, las Islas Vírgenes de Estados Unidos y República Dominicana.
También existe la posibilidad de que dentro de un mes, y antes de viajar a Panamá, se enfrente un triangular en Mérida, entre el 10 y 12 de junio.
México fue ubicado tras el sorteo del repechaje en la sede de Torino y compartirá el Grupo A con las Selecciones de Grecia e Irán. Si sobrevive, avanzará a la final de zona contra quien resulte ganador del Grupo B, integrado por Italia, Croacia y Túnez.

CONTRA TODO Y CONTRA TODOS. Alfredo Castillo, titular de la CONADE ha tomado muchas decisiones polémicas desde el año pasado en que inició su gestión, sin embargo, en este caso le asiste la razón. No hay mañana. Luego de los infructuosos esfuerzos por definir quien en el ente encargado de dirigir el deporte ráfaga en México, ni la CONADE previamente con Nelson Vargas, Carlos Hermosillo o incluso con Jesús Mena, lograron llegar a un acuerdo. El propio Castillo apoyado en sus gestiones por el Comité Olímpico Mexicano no pudo arreglar el problema cuyo fondo legal es una vergüenza en la historia del deporte de nuestro país, por esa razón había que actuar, y me parece que mucha gente estará de acuerdo en que no nos importa como se haga, ni que herramientas se ocupen, incluyendo extremas como las que ocupa hoy el Director de la CONADE, lo que importa es que se apoye al golpeado baloncesto nacional.
Tomar bajo su tutela directa es una decisión de trascendentes dimensiones para el deporte mexicano, y si se llegara a lograr el soñado boleto que nos lleve de regreso a los Juegos Olímpicos, algo que no ocurre desde Montreal en 1976, haría crecer esta decisión que también ha generado rechazo en el dividido medio basquetbolero mexicano.
Apenas el 19 de enero pasado, tratando de apoyar la solución al problema, Castillo Cervantes decidió otorgar el reconocimiento como ente oficial a la Asociación Deportiva Mexicana de Basquetbol a fin de que le fuera retirada a México la suspensión que le había impuesto el 17 de noviembre la Federación Internacional de Baloncesto y que con ello la quintenta mexicana pudiera participar en el repechaje preolímpico. Ese fue un paso trascendente que sin embargo no tuvo la repercusión esperada. La FIB había considerado una injerencia gubernamental la condición impuesta por Castillo de que Modesto Robledo, presidente de la Ademeba convocara a elecciones de manera inmediata si era reconocido por la CONADE.

EL FUTURO. México fue el último equipo en ser sorteado en el evento celebrado en Meis, Suiza, que definió a los grupos de los que saldrán los últimos tres clasificados al torneo olímpico de Río de Janeiro.
Los “Doce Guerreros” comandados por Gustavo Ayón y con Sergio Valdeolmillos en el banquillo enfrentarán el martes 5 de julio a Irán, y un día después, el 6 de julio se medirán a Grecia. La actividad de este grupo inicia el lunes 4 de julio en el Pala Apitour con capacidad para 16600 aficionados.
Los dos equipos que avancen en cada llave, se medirán en las semifinales que se celebrarán el viernes 8 de julio y el sábado 9, los ganadores de estas se enfrentarán entre sí por un boleto a Río 2016.

-Por Edgar Valero Para Crónica Visita Su Sitio Web
Envíalo a Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario

Columna sin afinidad política u organizativa, dedicada a seguir a las selecciones mexicanas de basquetbol en todas sus categorías.
Manda tu comunicado de prensa: seleccionmexicanadebaloncesto@gmail.com