Gustavo Ayón lidera al Real Madrid a la final de la Copa del Rey

* El pívot mexicano fue de los más productivos del equipo blanco, con un +18 de valoración.
* El Real Madrid venció 101-84 al Fuenlabrada, exequipo del "Titán".

12 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias y 2 robos fue la ficha final para los 19 minutos que estuvo en cancha, un aporte muy eficiente para jugar medio partido. Fue parte del engranaje que finalizó con el tridente de Sergio Llull (11 puntos, 3 rebotes y 6 asistencias) y Jaycee Carroll (18 puntos).

El Real Madrid dejó sin esperanzas al Fuenlabrada con un segundo episodio fulminante (29-13) que dejó un abismal 54-34 al medio tiempo.



La gran Noche de Ayón
Daniel Barrenquero escribió para ACB.com parte del partido.

¿Quién no ha cantado Raphael? Tu madre y mi padre, quizá algún día en la misma fiesta, se quedaron un día afónicos con sus himnos de vida. Tú y yo, mejor no recordarlo, también nos dejamos alguna que otra vez la voz con alguno de sus clásicos. Hasta Marko Popovic, un tipo nacido en Zadar, lanzaba esta mañana a cansata, durante la última sesión de su equipo antes de la Copa, canturreando ”Mi gran noche”. “Prefiero cantarla de noche”, dijo, soñando con otra machada del equipo que se habituó a las gestas en una temporada.


El Real Madrid, avisado tras las dos machadas del jueves, se encomendó al jugador de su plantilla que mejor conocía a su rival. Se llama Gustavo Ayón, nació en Nayarit en el seno de una familia de currantes, a los 18 años vio por primera y única vez llorar a su padre, cuando le dejó en Puebla para labrarse su destino, abandonando el voleibol para dedicarse por fin al básquet. A los 24 años su reto era destacar en LEB Plata. A Ayón no le expliques, por muy dorado que sea su presente, lo que es la humildad. Y eso le hace más fuerte, como comprobó un Montakit que pese a su valiente inicio (2-5, m.2), pronto empezó a sufrir al mexicano, que asistía, reboteaba, cargaba a los pívots rivales de falta y hasta se permitía contraataques con robo finalizados en mate (12-5, m.7).



Los fuenlabreños, incapaces de pararle, aumentaron su velocidad de juego, con Stevic haciendo estruendo en su puesta en escena. 6 puntos suyos seguidos, todos calcados, todos trabajados, contenían el despegue blanco (14-13, m.7), si bien el Real Madrid se seguía encontrando muy cómodo en ataque. Si no era Llull era Maciulis, o el omnipresente Ayón (16 de valoración en el primer periodo) el que daba réplica a la eléctrica apuesta rival. Aún así, la inspiración de Paunic y un triple de Tabu permitieron que el encuentro siguiera en un puño (25-21) cuando la bocina gritó basta. Sería su penúltima celebración. La gran noche pintaba blanca.

-@selmexbasket | Foto, extracto y video : http://www.acb.com/redaccion.php?id=120431

Envíalo a Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario

Columna sin afinidad política u organizativa, dedicada a seguir a las selecciones mexicanas de basquetbol en todas sus categorías.
Manda tu comunicado de prensa: seleccionmexicanadebaloncesto@gmail.com