Basket Mis padres no me apoyan en mis sueños de basquetbol

* Cuando hay que elegir entre tomar al basquetbol como hobby o como profesión, tus padres te permitirán seguir tus sueños... ¿o los suyos?
Todos los sábados, puntual a su cita, es una cancha solitaria pero tiene todo lo que necesita: bermuda, jersey y balón, nadie lo acompaña, no hay gente para jugar pero eso no merma su entusiasmo. Empieza su conteo de encestes. Verlo hace pensar en grandes cosas.

  “Me gusta mucho en basquetbol y trato de ser constante… algunas personas me han dicho que soy bueno, aunque quisiera escuchar eso de mis papas...” Luis de 16 años cursa el primer año de preparatoria y pertenece al sector de jóvenes estudiantes llenos de sueños y metas sin embargo por alguna razón no pueden realizarlas satisfactoriamente. “me esforcé mucho para entrar al equipo de la escuela pero no me dejan ir a las competencias, me dicen que descuidare la escuela y arruinare mi futuro, pero no es verdad tengo buenas calificaciones…”.



  El temor natural de los padres a que los hijos abandonen la escuela siempre estará presente en muchos casos, pues las estadísticas no son muy alentadoras. En México cada año más de un millón de niños y jóvenes de primaria, secundaria y bachillerato abandonan la escuela. A pesar de que en la actualidad hay mas acceso a la educación, existen diversos factores sociales que influyen directamente en su autoestima desmotivándolos y poniéndolos en una situación de vulnerabilidad, siendo presa fácil de la violencia, adicciones y diversos actos criminales.
“me apasiona el basquetbol quisiera en un futuro ser un jugador reconocido, pero mis padres no confían en mi y eso me deprime...” Aunque en muchos países de América Latina las posibilidades de desarrollarse en el ámbito deportivo con éxito, triunfar y tener un modo decoroso de vida son a veces pocas, el deporte es una actividad física imprescindible pero la falta de información y orientación en los padres ha llevado a la creencia de que el deporte es solo un hobby y en ocasiones una perdida de tiempo.

  La comunicación y la confianza son imprescindibles en el seno familiar, apoyarse, conocer preferencias, deseos y necesidades de ambas partes es fundamental para que haya armonía. Expresar sentimientos, dudas, miedos, estar siempre abiertos al dialogo.

Superar temores y confiar, si hay buenas bases no habrá defraudados y quizá pocas cosas que lamentar. Los padres esperan mucho de nosotros y siempre querrán visualizar un futuro exitoso. Pero para lograrlo es un trabajo arduo de ambas partes lo mas importante es estar dispuesto a hacerlo.



 Por Nadia Camacho. Sigueme en Facebook : www.facebook.com/nadia.camacho.58
Envíalo a Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario

Columna sin afinidad política u organizativa, dedicada a seguir a las selecciones mexicanas de basquetbol en todas sus categorías.
Manda tu comunicado de prensa: seleccionmexicanadebaloncesto@gmail.com