¿Quién dice que no se puede? Versión 2



"¿Quién dice que no se puede? Versión 2"

"El destino baraja y nosotros jugamos"  Arthur Schopenhauer

10 de mayo de 2003. El joven de 18 años y más de 2.03 metros dejaba su casa, su pueblo, Zapotán, y su estado, Nayarit, por primera vez en su vida. Su padre, que nunca se había separado de su hijo lanzó una tímida lágrima. Aquel joven  trataría de destacar a donde fuera, en la universidad, en la NBA o en la selección mexicana. Amor a la patria.

El entrenador de la Universidad de Puebla que participaba en los mejores torneos estudiantiles en México, había escuchado de un joven muy grande con mucho talento en un estado cercano. Así que mandó llamarlo.Todos los meses le llegaban noticias de jugadores grandes con capacidades para el basquetbol. Pero cuando los llegaba a conocer, no eran tan altos y no tenían tan buenas capacidades físicas ni habilidad desarrollada para el baloncesto. Pero no esta vez.




El chico tímido que no sabía nada de la ciudad, medía 2.03 metros, y aunque no tenía un juego ofensivo pulido, su capacidad atlética fue de lo mejor que se podría imaginar en la liga estudiantil desde el primer día. Javier Ceniceros se frotó las manos, estaba muy feliz por contar con el jugador nayarita. Agregando trabajo duro con sesiones agobiantes todos los días, Ayón llegó a dominar el juego ofensivo en el poste bajo. En la defensa no se le podía pedir más: excelente reboteador, taponeador, ladrón de balones e intimidador. La UPAEP ganó cuatro campeonatos de seis posibles en tres años, y el mejor exponente del equipo era sin duda Ayón.

El destino ofrece más oportunidades a los dedicados a su objetivo, y Ayón era uno de ellos. Quería decirle a su familia "he triunfado". Por eso no quedó varado como un jugador del montón en la UPAEP. Ante las usuales distracciones como fiestas, desveladas e indisciplina, hizo como que no sabia nada: y es que no quería poner en riesgo sus planes. No le importó que pensaran o dijeran de él. Él se centró en el baloncesto.


Los Halcones de Xalapa fueron su segunda gran escala, y aunque no tuvo muchos minutos en su primer temporada, ganó los campeonatos en 2007 y 2008. Todo mundo en la LNBP estaba de acuerdo que no había otro talento como Gustavo Ayón por su mezcla de atleticismo, enjundia, ética de trabajo y humildad. 


Declaró en 2008 a una entrevista : "Mis planes y mi meta es estar en NBA y por el momento escucharé ofertas en Europa como España e Italia."(1) ¿Cuántos jugadores no tienen esa meta y ese sueño? Quizá todos. ¿Cuántos lo han logrado? Muy pocos.


Ayón prosiguió con sus viajes, dejó en claro que quería una oportunidad para la NBA y para eso debía ir a Europa. Y allá fue. Empezó con equipos de categorías inferiores, con etapas en la liga venezolana donde agregó su séptimo campeonato de liga y en la selección mexicana, que fue ascendiendo de jerarquías hasta arribar al Fuenlabrada en España, equipo que guió a una marca de 19 ganados y 14 perdidos, y el nayarita fue declarado el Jugador Revelación, al lograr 10.6 puntos, 6.1 rebotes y 1.4 bloqueos en 23 minutos en cancha en la potente liga española en 2011. Otros jugadores que habían ganado ese premio llegaron a la NBA, como Carlos Rodríguez (2006) y Ricky Rubio (2007).

El día 20 de diciembre del 2011 los Hornets le firmaron un contrato. El primero de Enero del 2012, pisó la cancha por primera vez en la NBA, ante los Kings de Sacramento. Tenía 26 años. Habían pasado 8 años y 8 meses desde que salió de Zapotán con la consigna de llegar a la NBA. Desde entonces, el pívot ha dejado una grata impresión por su competitividad y su actitud de sacrificio cuando esta sano. La meta que se había trazado, el sueño que se había propuesto, se había cumplido. Aquella lágrima de su padre, de angustia, sólo ha dejado espacio a una sonrisa, en toda la familia y en todo México.  Lo había logrado. Gustavo Ayón era parte de la NBA. 


Una vez establecido como el jugador azteca del momento, se propuso otro objetivo, guiar a México a un Mundial de basquetbol, a donde la selección mexicana no había asistido en 39 años. No le importarían los problemas federativos, no le importaría el escaso apoyo, ni siquiera el tener que poner dinero de su bolsillo para poder sacar adelante el proceso si era necesario.


Por fortuna, Gustavo Ayón, ya había ganado experiencia y llegó al Premundial 2013 con una maleta llena de confianza. ¿Quién dice que no se puede? declaró antes de iniciar el torneo de Caracas 2013, la primera vez que México quedó campeón en un FIBA Américas en 15 ediciones, con el mismo nayarita como MVP.


" Se puede llegar a donde tú quieras siempre y cuando tengas dedicación"(3), comentó Gustavo Ayón al sitio ZacatecasOnline. Él es el mismo ejemplo de ello. 


Cuando estaba por arrancar el PreMundial 2013, un evento donde México consiguió 7 triunfos en una década por 21 derrotas,Gustavo Ayón twitteó : "Hoy inicia un sueño posible, ¿Quién dice que no se puede?


México ganó el título ganando 8 partidos en el torneo, un triunfo más que lo logrado en 10 años.


-Por Manuel Bermúdez | @frankbermudezz en twitter


-Fuentes

Frase 1 : http://gustavoayon14.blogspot.mx/p/entrevista-gustavo-ayon.html
Frase 3: "Para motivar a niños y jóvenes", 27 Julio 2012, por Redacción de Zacatecas Online http://www.oem.com.mx/esto/notas/n2633534.htm
Envíalo a Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario

Columna sin afinidad política u organizativa, dedicada a seguir a las selecciones mexicanas de basquetbol en todas sus categorías.
Manda tu comunicado de prensa: seleccionmexicanadebaloncesto@gmail.com