Especiales: Feliz Día del Padre ... "De tal palo tal astilla"

ARTÍCULOS ESPECIALES: DIA DEL PADRE
De tal palo, tal astilla

“Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por el; y no echéis a la mano derecha ni tampoco torzáis a la izquierda”. -Isaías 30:21

   Presentación. Jon Barry demostró que contaba con buena puntería desde su niñez. Y de que podría seguir los pasos del padre. Niño artillero. Precocidad.

   Eran casi los ochentas y Rick Barry jugaba para los Houston Rockets, luego de una carrera de doce años, fragmentada en etapas en la NBA y la ABA, entre cinco equipos distintos. Si una cosa es segura, es que Rick Barry fue el líder de cualquier equipo en que estuvo en esos previos doce años. Jugador estrella, campeón NBA con Golden State en 1975, pero el Barry que ahora jugaba en Houston estaba lejos de su nivel acostumbrado. Mientras que nunca bajó de 21.0 puntos en cada batalla en su primera docena de años profesional, en su campaña trece sus promedios descendieron alarmantemente a unos tristísimos 13.5 puntos por juego para un jugador regular en la liga pero no para quien había sido campeón encestador de la liga, Jugador Más Valioso de unas finales y que había anotado al menos en cuatro campañas más de 30 puntos por juego. Barry nunca fue un gran vendedor de imagen, pero si encima se le agregaba su corto papel en la ofensiva en Houston, el resultado era que los aficionados rockets no le tenían, por así decirlo, en mucha estima.

   Pero si a sus trece años activos estaba ante el ocaso de su carrera, otra muy joven estaba por dar sus primeras muestras de empezar. Rick, que luego de años en giras y partidos de campeonato, ya no se impresionaba por mucho, se extrañó mucho que en el medio tiempo de un partido jugado en contra de los Soles de Phoenix, la gente no dejaba de aplaudir y gritar ante el aparente show de entretenimiento de medio tiempo. Los jugadores estaban concentrándose en los vestidores, pero todos ellos se quedaron con las ganas de saber que era lo que tenía a la gente tan entretenida. Cuando los jugadores regresaron a la cancha luego de unos minutos, el estadio seguía rugiendo cual coliseo romano y Rick Barry, se quedó muy impresionado cuando vio la causa del entusiasmo de la gente. Era su hijo Jon.

   John Barry tenía 10 años y en los juegos de casa se desempeñaba como recogepelotas del equipo, pero como todo hijo de jugador profesional, practicaba tanto como su padre, y tal vez más. Aquélla noche, al ver despejada la cancha al medio tiempo, sin más ni menos se apretó los cordones de sus zapatillas y empezó a practicar disparos desde más allá de 6 metros de la canasta. El primero no lo falló, ni el segundo. El tercero tampoco. La gente al ver que embocaba tantos disparos seguidos, le animaba a conseguir más. Luego de que erraba uno, volvía a conseguir una seguidilla, por lo regular de cinco o seis disparos perfectos, que apenas y tocaban la red. Alguien aseguró que llegó a encestar hasta 20 triples en un minuto. La gente no creía lo que veía y cuando el partido acabó, hablaban más del niño del medio tiempo que del mismo encuentro de los equipos NBA.

  Con aquella actuación Jon tuvo su primer encuentro con un gimnasio NBA, pero no sería el último. Se propuso llegar a jugar en la NBA como su padre, y 13 años después de aquéllos disparos en una noche en Houston, debutó como guardia tirador de los Bucks de Milwakee, para la temporada 92-93. Ahora era un jugador misterioso que jugaba bien pero era una incógnita si sería tan bueno como su padre. Lo hizo tan bien como profesional, que participó catorce años, los mismos que su padre, a lo largo de ocho equipos, logrando de nuevo que aficionados NBA se deleitaran con sus disparos, sólo que esta vez,  le pagaban por hacerlo.

   Jon se inspiró en su padre para nunca rendirse por llegar a la NBA, y sus hermanos menores, Brent, Drew y Scooter, hicieron también su lucha, llegando tres de los hermanos al mejor circuito del planeta, lo que convierte a Rick Barry no sólo en uno de los mejores 50 jugadores de todos los tiempos, sino que también ganó otro galardón, aunque tal es muy poco usual: El padre más productor de jugadores NBA


El chico que disparaba triples en los medios tiempos, terminó jugando 821 partidos en la liga.

14 Años de asombrar en la NBA, la carrera de Jon Barry, emulando a su padre.
Temporada*
Partidos
mpj
ppj
rpj
apj
Equipo
Marca
1
92-93
47
11.7
6.6
0.9
1.4
Milwakee
28-54
2
93-94
72
17.3
6.2
2
2.3
Milwakee
20-62
3
94-95
52
11.6
3.7
0.9
1.6
Milwakee
34-48
4
95-96
68
10.5
3.8
0.9
1.3
Golden State
36-46
5
96-97
58
16.6
4.9
1.7
2
Atlanta
56-26
6
97-98
49
7.6
2.5
0.8
1
L. A. Lakers
61-21
7
98-99
43
17.1
5
2.2
2.6
Sacramento
27-23
8
99-00
62
20.7
8
2.6
2.4
Sacramento
44-38
9
00-01
62
16.3
5.1
1.5
2.1
Sacramento
55-27
10
01-02
82
24.2
9
2.9
3.3
Detroit
50-32
11
02-03
80
18.4
6.9
2.3
2.6
Detroit
50-32
12
03-04
57
19.3
6.2
2.2
2.6
Denver
43-39
13
04-05
69
21.8
6.6
2.3
2.4
Atlanta-Houston
51-31
14
05-06
20
17.1
4.3
1.6
1.3
Houston
34-48
Totales
821
5.9
4715
1,511
1,784

589 - 527
Promedio
58.6
16.9
5.9
1.8
2.2

43 - 39
Nomenclatura: mpj: minutos por juego, rpj: rebotes por juego, apj: asistencias por juego. T: Líder NBA en esa categoría. C: Campeón de liga.

Envíalo a Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario




Manda tu comunicado de prensa: seleccionmexicanadebaloncesto@gmail.com