El Prejuicio al basquetbolista latino

Por Sergio Morales para Deportes a Lo Latino | Visita el sitio 

Es una realidad que los basquetbolistas hispanos que, con todo respeto, no son  jugadores de color o de raza negra  tienen que demostrar al doble su valía en el deporte. Incluso todavía más que el jugador anglosajón o blanco porque ellos tienen una larga lista de grandes jugadores en su historia. Los mexicanos, venezolanos, panameños, etc tenemos en cambio una gran cantidad de estrellas en el soccer y en el beisbol pero muy pocas en el baloncesto y aunque parezca totalmente ilógico en un mundo actual tan globalizado estos prejuicios se niegan a morir o más bien nos negamos a exterminarlos.



Greivis Vazquez, Eduardo Nájera, ni que decir de JJ Barea todos en algún momento han sido injustamente valorados en algún momento de su carrera por esta circunstancia.  Podemos negarlo pero no ocultarlo, esto es así,  los responsables de los programas deportivos en las universidades y los responsables de los equipos profesionales tienen una gran desconfianza para  poner sobre los hombros de un basquetbolista hispano la responsabilidad de un programa de baloncesto. La realidad es que pocos creen que los basquetbolistas latinos sean “suficientemente buenos”.

Gabriel-Mejía-Campeón
Gabriel Mejía optó por regresar a México y jugar en la ABE con la UDLA en donde ganó todo pero este muchacho sin duda había demostrado nivel para jugar división I en la NCAA.
Durante años me he dado a la tarea de buscar el talento latino en el deporte en las distintas preparatorias, colleges y Universidades en los Estados Unidos. Trato de cubrir todos los deportes pero tampoco puedo negar mi gran afición al baloncesto y es que es precisamente en este deporte en donde he visto pasar una gran cantidad de atletas latinos jugando al mejor de los niveles que terminan su elegibilidad en la preparatoria y nunca reciben una oportunidad para competir en la NCAA división I y acuden a ligas de menor categoría son muy buenos ahí y al final no pasa nada con sus carreras lastimosamente.

Hoy en día por ejemplo hay un chico que juega con los Apaches de Cochise College, Daniel Hernandez, es un guardia de 5-11 de estatura, chaparrito sí, pero con un enorme atleticismo y una capacidad anotadora brutal. El muchacho se esfuerza al máximo por una oportunidad en la división I y sin embargo los reclutadores simplemente no lo toman en cuenta. Ahí están sus números, es de los mejores armadores en su conferencia y simplemente no voltean a verlo.

El mismo Gabriel Vazquez quien estuvo en Casper Junior College y estuvo a nada de jugar en Hawaii Pacific University. Terminó por venirse a México a la UDLA y ser el jugador más valioso de las finales de la ABE. Obviamente hay una enorme diferencia del nivel de baloncesto entre la ABE y la división II NCAA e incluso la NJCAA (lo siento, le duela a quien le duela pero es la realidad) El punto es que el muchacho siempre tuvo gran calidad en su juego, calidad que merecía ser probada al mejor de los niveles y simplemente no sucedió. No le brindaron esa oportunidad.

José Arenas otro caso de este mismo año. Un chico de selección nacional con enorme talento, estupenda habilidad y temple comprobado incluso ante el seleccionado estadounidense con estrellas colegiales como Tyus Jones, Stanley Johnson y Winslow. Este chico quien fue uno de los mejores del FIBA Americas U18 fue observado muy de cerca por la University of Denver y al final se decidieron por el guardia Joe Rosga quien con todo respeto es un buen jugador pero nada que ver con el potencial del guardia mexicano. Otros de los firmados por Denver este año son  el delantero de poder CJ Bobbit, un zurdito de buenos movimientos pero honestamente poco atleticismo y algo lento pero pues mide 6-7 y es de color aunque no brinca ni un compac disc y Abiola Akintola un australiano de 6-7 y estupendo juego el cual definitivamente si merece su lugar.

Arenas jugará en Lamar Comunnity College y, de mí se acordarán, este muchacho la va a romper desde el primer año.

No podemos meternos en las mentes de los reclutadores y espero de todo corazón que sus decisiones no estén influenciadas por los tontos y obsoletos prejuicios antes mencionados pero caray a veces nos obligan a preguntarnos  “Si buscan ganar y armar un equipo lo más competitivo posible ¿Por qué no invitar a los mejores sean del origen que sean?”

Por Sergio Morales para Deportes a Lo Latino | Visita el sitio 
Envíalo a Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario

Columna sin afinidad política u organizativa, dedicada a seguir a las selecciones mexicanas de basquetbol en todas sus categorías.
Manda tu comunicado de prensa: seleccionmexicanadebaloncesto@gmail.com