Bryan Urrutia, chihuahense alcanzando su sueño Paso a Paso

No sabe muy bien cuál es el total de su salto vertical, pero si sabe que en cada salto puede sobrepasar el aro con facilidad y hundirla, o puede disparar su tiro con resorte a la misma altura del aro. Si hay un defensa trabajador, se suspenderá un poco, lo suficiente para calcular la parábola que debe ejercer en su tiro para que no sea derribado o alterada. Caerá junto con el defensa al suelo, pero por una razón que el jugador defensivo no entenderá muy claramente, el balón irá justo arriba de donde él pensaba poner una tapa.

Bryan Urrutia no sabe el total de su salto, pero si la capacidad de su juego. Día a día pone su esmero en Lovington, Nuevo Mexico, entrenando sin parar. Es un mexicano más que tiene claro a donde quiere llegar y aunque son los primeros pasos, lleva un buen tramo recorrido. Campeón estatal con Chihuahua, campeón nacional en 2009, ganando el MVP en ambas ocasiones, y seleccionado nacional en 2012. Ahora emigró al baloncesto de preparatorias de Estados Unidos.

Para los selectivos del año pasado, El COM no le llamó, ningún correo, señales de humo ni nada. Quizá no se hayan enterado que Bryan juega desde los 6 años, cuando iba a ver jugar a su papá, que jugó para los Dorados de Chihuahua, el equipo  mítico del basquetbol mexicano. "Me tocó verlo jugar con los Dorados de Chihuahua y desde pequeño siempre iba, y desde ahí empecé a entrenar. Él me entrenaba."




Bryan esta promediando 28 puntos en su año Junior (tercero) en la preparatoria Harmony Science, en el Paso Texas. En su segundo torneo promedió 19.1 puntos y 8.3 asistencias y 24.6 puntos en su año de inicial.

Hijo de Hiram Urrutia y Rocío Lorenzana, se preparó tanto que pronto llamó la atención para los preselectivos estatales. Sobre uno de sus juegos más memorables, recuerda, "Cuando estábamos jugando en las selecciones entre zonas ahí en Chihuahua para ver quien iba a ser la base de la selección para el estatal.. tenía 11 años y era mi primer estatal,  jugamos contra la selección de los Potros dirigidos por el profesor Benjamin Ríos, y era cuando las reglas solo te permitían jugar dos cuartos por juego y terminamos ganando el juego y yo con 68 puntos en solo dos cuartos", aún con alegría y un poco de sorpresa por descubrir su capacidad.

"Fue algo increíble, pero son juegos que jamas olvidaré". Aquella demostración fue el resultado de años de preparación, de incontables días que tenían largas sesiones de entrenamiento. Y no es que en Chihuahua todos tengan un padre que jugara en Dorados ni viven con la misma pasión que Bryan. El resto del equipo anotó 10 puntos, pero entre todos se combinaron para un triunfo 78 a 72.

Los éxitos siguieron, ya que ganaron el torneo estatal y también el nacional, contra la selección de Sonora, y fue Bryan el MVP del torneo 2009. Su clase se vio demostrada con 32 puntos en el juego por el título nacional.

Una vez demostrado que en México estaba a la altura de los mejores, intentó cumplir otro sueño, uno que desde chico había albergado. "Pues siempre tuve el sueño de llegar a jugar en un colegio de esos que salían en la tele cuando los veía de pequeño. Y ha sido mi meta y todavía es, desde siempre y cuando mi entrenador se comunicó conmigo sobre que había una oportunidad en El Paso (Texas) y que si quería irme, pues yo no la pensé dos veces" comenta con mucha alegría. "En dos días ya estaba en el paso entrenando con el equipo".

El entrenador siguió la trayectoria del mexicano por medio del internet y redes sociales. Aún esta a un año y medio para culminar su preparatoria, y tiene sólo 16 años. Aún hay mucho tramo de mejora.

En 2012, con 14 años, participó en el U15 con la selección nacional. Fue el canastero del equipo con 14.2 puntos por partido, guiando a México a la medalla de plata, con marca de 4 triunfos y 1 derrota, ante Puerto Rico en la final. En 34 minutos, anotó 19 tantos  en el partido definitorio, pero los boricuas se llevaron el triunfo 80-61.



"Fue un gran orgullo cuando fui representando a Mexico. Son momentos que jamas se olvidan y le agradezco a todos los entrenadores que confiaron en mi"

Bryan fue titular indiscutible, que agregó 2.4 rebotes y 3.0 robos de balón en 22.4 minutos.

"Lastima que no pudimos conseguir el oro pero para la poca preparación que tuvimos estuvo muy bien la verdad", se lamenta. Aquel equipo azteca apenas tuvo dos semanas de preparación, y Puerto Rico venía mejor preparado.

"No hay ningún lugar como México", asegura, "es muy difícil acostumbrarse a la vida de otro país, pero son sacrificios que se tienen que hacer para sobresalir". Por lo pronto, el inglés no es un problema, pues desde pequeño estuvo tomando lecciones porque sabía que de algún modo, iría a buscar su sueño en Estados Unidos. En tres años, ya lo ha perfeccionado. Así como el drible, el disparo de media y larga distancia y el ataque a la canasta.

No sabe bien cuál es el máximo de su salto vertical, y los defensas de los equipos contrarios tampoco necesitan saberlo. Lo que si saben es que deben cuidarlo muy bien, si no quieren ser posterizados.

















-Por Manuel Bermúdez. Sigueme en Twitter: @frankbermudezz  | Denuncia al mejor talento dentro y fuera de México: seleccionmexicanadebaloncesto@gmail.com
Envíalo a Google Plus

1 comentarios:

  1. brutal el talento dde este chico llega a la NBA si sigue trabajando duro

    ResponderEliminar

Columna sin afinidad política u organizativa, dedicada a seguir a las selecciones mexicanas de basquetbol en todas sus categorías.
Manda tu comunicado de prensa: seleccionmexicanadebaloncesto@gmail.com