¿Qué es lo mejor para el basquetbol nacional?

* Por Héctor Ibarra.

Esto fue lo que concordaron los personajes de “pantalón largo” (como me gusta llamarles) sobre la decisión de dar por terminado el ciclo del ya ahora ex entrenador de la selección nacional de baloncesto el Sr. Sergio Valdeolmillos. Una decisión que sin duda nos muestra que en nuestro país el deporte está encarcelado por bienes propios de los que llevan las riendas de las distintas disciplinas que se practican, además de que aquí el jugador, entrenador o espectador se queja de las formas en que se maneja el deporte, lo más seguro es que “le den cuello” como ya ha pasado, está pasando y  
tristemente pasará.





 


Recordemos que durante el periodo en el que Sergio estuvo al mando de la selección mexicana se lograron muchas cosas que estaban suspendidas por diversos factores durante decadas. Con Sergio se logró la medalla de plata en los juegos panamericanos en el 2011 en Guadalajara, se logró la medalla de oro en el pre-mundial disputado en Venezuela en el 2013 (torneo en el cual México fue un “invitado” dado a problemas con el equipo representativo de Panamá) dando una gran sorpresa al enfrentarse contra potencias como Brasil, Argentina Puerto Rico y Venezuela, con este resultado se logró algo que no pasaba en 40 años, la clasificación a un mundial de la especialidad. Ya en 2014 volvieron los logros a base de ganas, talento y corazón y sobre todo algo que no se conseguía en mucho tiempo que era tener un equipo unido y comprometido. Durante este periodo el portador del estandarte nacional fue el “Titán” de Nayarit Gustavo Ayón, que junto con talentos como Jorge Gutiérrez, Hector Hernández, Román Martínez, Paul Stoll, Orlando Méndez, Lorenzo Mata (que no jugó el mundial pero fue clave para conseguir el pase) entre otros, se llegaba en forma más que ideal para enfrentar el mundial, pero faltaba un paso muy importante antes de este sueño mundialista, eso era jugar el Centrobasket en Nayarit, donde la selección nacional se adjudicó la presea dorada con un gran despliegue de talento. Además en el mismo 2013 se ganaría el COCABA, y con eso se iniciaba ahora sí, el sueño de volver a jugar un mundial. Con estos logros conseguidos en 3 años llegaban aventuras que se disputaran más adelante como el jugar el torneo pre-olímpico en Monterrey y un torneo más en Veracruz donde se esperaría que México de su mejor desempeño.


  



La salida de Valdeolmillos:
El tema que más polémica desató dentro de la comunidad que ama este deporte en los últimos 3 días. La forma se hace llena de una cortina de humo que aún no se esclarece, pues los encargados de la toma de decisiones como los presidentes y directivos de la LNBP, COM y CONADE se han escudado en argumentos vacíos, falsos y que han dejado más dudas que mismas soluciones. Uno de estos tontos argumentos fue que faltaba, por parte de Sergio, un reporte final de actividades, el cual el mismo ex entrenador menciona que nunca se le solicitó que hiciera. Otro argumento fue que el mismo Sergio decidió dejar las riendas pues había decidido hacerlo así con el equipo de Halcones de Xalapa, cosa que es una mentira pues los contratos fueron manejados de formas separadas el cese que hubo con el equipo de Halcones no tenía nada de relación con el de selección nacional. Como se ve de forma clara esta salida repentina de Valdeolmillos se da porque se volvió en el representante y vocero “incomodo” de lo que en realidad se vive en el deporte mexicano. Sergio no tuvo miedo al declarar en diversas ocasiones que para este deporte no se contaba con recursos ni siquiera para cosas básicas como los mismos uniformes con los cuales los muchachos jugarían los torneos y que fueron entregados días antes del torneo mundialista. También declaró que las condiciones en las que viajaba el equipo eran poco más que regulares pues viajaban en lugares de avión en donde lógicamente un hombre de 2 metros no va cómodo para un viaje de alrededor de 12 horas de México a España. La gota que derramo el vaso fue cuando los jugadores también dieron voz a estos comentarios concordando con lo que decía su aun entrenador, pues mencionan que Sergio tuvo que pagar con su tarjeta de crédito personal el servicio de lavandería para los uniformes durante el mundial en España de este año.


Es claro que al señor Padilla (COM), Mena (CONADE), Juan Manuel Gonzales (presidente de la LNBP) y Modesto Robledo (ADEMEBA) no les interesa nada más que el bien personal que va directamente a sus bolsillos saqueando los recursos y eliminando a los sujetos “incomodos” que hablan de más, como fue en el caso de Sergio, quien cabe señalar que tiene contrato vigente hasta 2015 y aun no se le paga la participación en el mundial y el Centrobasket.




¿Quién llega al cargo?


Se deja en este puesto a Bill Cartwright, un ex NBA ganador de tres anillos de campeonato con los chicago Bulls, pero que al ser entrenador del mismo equipo paso sin pena ni gloria con una marca perdedora. Aunque se le desea éxito a este sujeto, hay que decir que tiene mucho que trabajar pues no conoce la liga, los equipos, los jugadores, ni siquiera el país y mucho menos el idioma, sobre todo no conoce el problema en el que se metió al aceptar la solicitud que le dieron estos dirigentes que tomaron la terrible decisión.




¿Ahora qué sigue?
Sigue como aficionado creer en que el nuevo entrenador de la selección haga un buen papel en los torneos que se vendrán en casi dos meses y de exigir con mano firme y voz fuerte que se deje de “jugar” y “manipular” de esta forma este gran deporte que ha resucitado después de décadas de estar en el olvido de tanta gente, de las empresas de patrocinios, de las autoridades y de los medios de comunicación.


En pocas palabras: ¿Qué se consiguió con Valdeolmillos?
Muchas cosas… solamente recordar que se lograron una medalla de plata en panamericanos, 3 de oro en pre-mundial, Centrobasket y COCABA, la clasificación a un mundial, a torneo pre-olímpico y juegos centroamericanos. Sobre todo se logró poner el nombre de México en el mapa del baloncesto mundial, pues antes no aparecíamos en el top 30 y ahora somos el lugar 19 y finalizamos el mundial en puesto 14. Todo esto en parte a Sergio Valdeolmillos.


Con esto me despido deseando que no demos pasos para atrás en el deporte nacional y que volvamos a salir de las nieblas, pues la afición se lo merece.


-Por Héctor Ibarra. @hector.luna
Envíalo a Google Plus

3 comentarios:

  1. Sin duda los malos dirigentes no dejan crecer el basquet

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor es uque nadie se crea o pueda ser el 'propietario del bnasquetbol en el pais fuera Juan Manuel Gonzalez

    ResponderEliminar
  3. Que verguenza de Pais,
    Como un tipo como Juan Manuel Gonzalez puede hacer y deshacer a su antojo, manejandose como un dictador y vaya que lo es, toda una vida viviendo de recursos publicos publicos, es la fiel imagen de ese Mexico que nadie queremos. Lo pero de el caso es que criticamos a Fidel Castro la LNBP esta peor que eso

    ResponderEliminar

Columna sin afinidad política u organizativa, dedicada a seguir a las selecciones mexicanas de basquetbol en todas sus categorías.
Manda tu comunicado de prensa: seleccionmexicanadebaloncesto@gmail.com