Sergio Valdeolmillos: "Dudo de si todo esto tendrá continuidad", sobre la selección.


 
 
Unión. El entrenador español ha hecho soñar a todo un país que había olvidado que podemos ser competitivos. Foto: Codeme 
 
Artículo por Yesme Cortez para el diario Economista. (Enlace)
 
El basquetbol en México ha vivido un paulatino resurgimiento y casi nada es producto de la casualidad, después de que el deporte permaneció en el limbo y empantanado en problemas. Pero luego de España 2014, casi todo podría regresar al mismo lugar.

Algunas de las buenas noticias para la quinteta mexicana han llegado en el mes de septiembre. Fue en el noveno mes del 2011, cuando se unía el español Sergio Valdeolmillos al equipo.
Casi un mes después, el representativo nacional obtenía la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Guadalajara. La última medalla que ganó el basquetbol en Panamericanos fue en la Habana 1991. En ambos escenarios cayó ante Puerto Rico en la final.

Después llegó la invitación para participar en el Campeonato de FIBA 2013, ante la ausencia de Panamá. La competencia daba el pase para España 2014. Como una especie de caballo negro, México se coronó campeón y tras cuatro décadas de ausencia estaría en el mundial de la especialidad. Una vez más, era septiembre.



Todo parece marchar perfecto. La última buena noticia llegó a principios del presente mes, la selección de baloncesto sumó su tercera medalla de oro en el Centrobasket -la última la obtuvo en 1975.

El originario de Granada, España, trabajó paso a paso. Construyó. Él y los basquetbolistas mexicanos conformaron un equipo, “que es capaz de competir, de tener presencia internacional”. Él sabe que la clave está en la forma de gestionar el grupo y reconoció que desde un inicio existió feeling con los jugadores.

Pero después de este grupo y de su participación en el próximo mundial, no hay nada que lo sustente. Valdeolmillos, de 47 años, mencionó: “Siempre me cabe la duda de si esto tendrá una continuidad o ahora que acabe el mundial, se olvidarán otra vez de la selección, no sé qué es lo que pueda ocurrir”.
El estratega añadió que “el Mundial es una cita importante donde todo el mundo se hace eco, pero las cosas deben de tener su continuidad y no veo que esa continuidad sea estable en México, por lo cual tengo mis dudas. Ahora mismo, México está muy lejos del panorama mundial”.

—¿Cómo está México frente a las naciones de América Latina?
México es un país que puede crecer y digo que puede, porque puede y debe; el problema es que hasta que no haya una organización y planificación correctas y un apoyo institucional constante, no sabremos hasta dónde puede llegar México.

—Ante las condiciones que vive el basquetbolista en México, ¿cómo convencerlos y lograr que se comprometan?
Cuando yo tomo al equipo en el 2011, tenían muchas dudas, porque el jugador mexicano nunca ha sido bien tratado. Entonces, tienen dudas porque cuando se prometen algunas cosas y no se cumplen, evidentemente, tienes dudas, miedo.
Ellos tienen la libertad de expresarse, de estar de acuerdo o en desacuerdo con las cosas; yo creo que eso ha sido una clave del éxito, porque el jugador se manifiesta como es y eso nos hace que convivamos de una buena manera. Las puertas de la selección se les han abierto a todos y, al final, estamos intentando que estén los mejores.

—¿Estarías dispuesto a colaborar más a fondo en el desarrollo del basquetbol en el país?
No puedo tener responsabilidades cuando no tengo un conocimiento profundo de las cosas, no quiero un poder que no me corresponde y no quiero una responsabilidad que sé que no voy hacer bien.
Yo soy docente y de hecho estoy intentando colaborar con distintas universidades, que quieren implantar los estudios y toda la formación del entrenador, sí me presto para este tipo de cosas.
Otro de los aspectos que tienen que incidir en México es la formación de entrenadores, que ahora mismo es muy escasa.

—¿Has tenido ofertas en otros países y por qué prefieres quedarte?
Tengo ofertas en Argentina, Brasil, Venezuela, Puerto Rico, es cierto que tengo oportunidad de entrenar en otras partes de América Latina, que ya luego evaluaré en su momento, no quiere decir que no vaya a ir. Ahora mismo sólo tengo contrato con la Selección Nacional, no tengo contrato con ningún otro equipo, ni he firmado con Xalapa, como se ha dicho.

—¿Qué tan complejo es negociar 
un contrato en México?
El problema aquí es que no se dice la verdad, cuando se miente y se oculta la verdad es sumamente complicado. Yo estoy acostumbrado a que en mi país los contratos son garantizados y cuando alguien no cumple con un contrato se lleva la justicia ordinaria, entonces, se resuelve la situación. Pero cuando se oculta la realidad de las cosas, todo es sumamente complicado.

—¿Qué destacas del representativo nacional que participará en España 2014?
Es un equipo que, por encima de todo, es muy humilde y único. Eso hace que todos vayamos hacia el mismo objetivo, aceptamos la filosofía del baloncesto que proponemos y ellos demuestran garra, sacrificio, tiene una identidad, capacidad de lucha, pero es en definitiva, un equipo muy unido.
yesme.cortes@eleconomista.mx

 Artículo por Yesme Cortez para el diario Economista. (Enlace)
Envíalo a Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario

Columna sin afinidad política u organizativa, dedicada a seguir a las selecciones mexicanas de basquetbol en todas sus categorías.
Manda tu comunicado de prensa: seleccionmexicanadebaloncesto@gmail.com