Festival Nacional de ADEMEBA femenino: Un basquetbol fragmentado


*El basquetbol femenino aún tiene un largo camino por recorrer.
*Las mejores jugadoras de México categoría libre, se presentaron para ganarse un lugar en la preselección femenina.

A diferencia de la selección mexicana varonil, ya clasificada a el campeonato mundial 2014, y a diez días del inicio de su torneo, cuyo seguimiento mediático fue excelente, el basquetbol femenino sigue muchos pasos de distancia de tener la misma validez para los mismos medios.

Mucho tiene que ver que mientras el basquetbol varonil empezó a zurcar las aguas a muy buena velocidad, y una muestra es su enfática clasificación al Mundial 2014, y ahora su pase al PreOlímpico 2015 y a los Juegos Panamericanos 2015, el basquetbol femenino, caso contrario, sigue empantanado varios pasos detrás.



Fue muy mediática la forma en que Elsa Hayashi, coach de esta selección, tuvo sus diferencias con Alexis Castro y Brisa Silva, ambas jugadoras pilares, junto con Ericka Gómez, ahora la directora de la Comisión de Selecciones Nacionales. La responsabilidad de el primer revés sufrido por la selección femenina, es responsabilidad compartida entre coach y directiva. Es muy claro que se desea una nueva era en el basquetbol femenino, -justo eso hizo Sergio Valdeolmillos en la selección varonil- sin embargo Valdeolmillos retiró de la selección jugadores de más de 30 años, y en 3 de 4 casos, jugadores que se encaminaban a los 40 años-. En cambio, Brisa Silva, Alexis Castro y Fernanda Gutiérrez, todas están en su madurez deportiva, y las tres parecieron hacerle falta para darle esos 4 puntos a la selección femenina con que hubiera clasificado a las semifinales del Centrobasket y estaríamos hablando de un éxito todo el proceso, así de importante son los detalles en el basquetbol.

Por eso ahora, es imposible dejar de notar el detalle de un Festival Nacional de Primera Fuerza femenino, en su versión 2014, sin la presencia de Ericka Gómez y Elsa Hayashi. No sólo para visorear el talento que poseen las jugadoras de selección ya citadas antes, sino para descubrir o redescubrir más talento que puede provenir de otros estados. Su ausencia pesó en la motivación de las jugadoras y equipos, pero ya se esperaba, a pocas les tomó por sorpresa.

Nadie duda de la enorme responsabilidad que se tiene al tratar de conducir el basquetbol mexicano de selecciones a puerto seguro, en ese sentido, Olivia Carrillo, entrenadora de la Selección Sub-15 femenina, cumplió con las expectativas en el Centrobasket Sub-15 Femenino, ganando el oro. Sonia Ortega, como asistente de la Selección Femenina mayor y ayudando en visorias de la U15 Femenina y la selección mayor, también es claro su alto compromiso y apertura. Tanto Gómez, Hayashi, Carrillo u Ortega, podrían haber estado presente en el Nacional Sub-15 femenino en Acapulco, pero eso quizá habría comprobado que a la selección mayor femenina en 2014 le terminaron por hacer falta en especial Alexis Castro, MVP y campeona del torneo, y la trotamundos Brisa Silva, parte del equipo ideal y tercer lugar del nacional con Sinaloa.

No sólo las jugadoras que terminaron en el cuadro ideal se merecen una visoría, más jugadoras dentro del torneo jugaron con intensidad, a pesar de jugar en gimnasios vacíos, sin climatización y a altas temperaturas y sin ningún medio que cubriera minimamente el evento.

Cobertura
La cobertura del evento, hay que aclarar, es un punto débil que presentó ADEMEBA, quien como organizador, debió preveer y asegurar que sus partidos serían cuando menos meritorios para una nota en los diarios nacionales. Sin embargo, ni siquiera hubo estadísticas.

Ningún medio pudo dar cobertura al evento, ni siquiera los medios digitales como www.faulycuenta.com, el recién creado y muy recomendable www.basquetnow.com ni la red social más popular en México sobre basquetbol mexicano, www.facebook.com/Mexico2016. Nada.

Ver para adelante
Queda claro que la probabilidad de que el español Ray Santana regrese a comandar las riendas es de 0.1% o menos, porque su proceso se ha dado por terminado, pese a que hizo papeles decorosos con recursos mínimos y sin el mismo apoyo que tuvo esta selección femenina de 2014.

Carlos Padilla depositó la confianza en Éricka Gómez creando la Comisión de Selecciones Nacionales, y empezó un nuevo proceso femenino, y con ello trajo buenas jugadoras para el futuro -pilares seguramente Jazmín Valenzuela y Casandra Ascencio- , aunque siempre se cuestionó en los medios la falta de experiencia de  Elsa Hayashi -como entrenadora- que defendió en la cancha a México como seleccionada a su vez. En su primer examen como entrenadora, quedó claro que no obtuvo la nota requerida, pues México, incluso con su estructura endeble de basquetbol femenino, debiera ser cuando menos un país competitivo en Centrobaskets, y más, con el beneficio de jugarlo en casa. Nadie dudó nunca de su sacrificio, corazón y garra entrenar por meses y representar a México. Pero sacrificio, corazón y garra, por sí mismos, no garantizan el éxito internacional.

Alexis Castro, la mejor jugador, MVP, del Nacional 2014.


En cambio Elsa Hayashi desarrolló una alineación parental -así se llama en terminos psicologicos- con la selección mexicana, su equipo.  En cada oportunidad a los medios, las jugadoras seleccionadas mencionaron una nueva era, y una afinidad con el proceso y su entrenadora. La alineación se consiguió gracias a promover un proceso a futuro, un grupo de jugadoras -la mayoría jóvenes- a futuro. Continuar en afinidad algunos años y torneos y entonces los resultados se darían, era la teoría.

Lo inexplicable, es empezar un proceso sin los mejores talentos, tengan la edad que tengan. Brisa Silva, Abril García y Alexis Castro, no han clasificado a México a un Mundial o unos Juegos Olímpicos. Pero condujeron a México a la antesala de los mismos, a los FIBA Américas. 

Una vez derrotada la Selección Femenina y con un quinto lugar en el Centrobasket, la excusa era simplista -a las chicas les falta experiencia-, la misma que le sobra a otras jugadoras.

ADEMEBA tuvo en sus manos las riendas de otros procesos, y cumplía a jalones y sacrificios. La Comisión de Selecciones, con un poco más de calma política-organizativa y presupuesto, se ha quedado un paso atrás.

Guanajuato fue el mejor equipo en el Nacional ADEMEBA 2014.


Ahora, con la ausencia de representantes de la Comisión en el Nacional Femenino de ADEMEBA, el basquetbol femenino parece que ha dado varios pasos en retroceso. El Nacional del organismo con el aval internacional -nos agrade a muchos o no, lo comprendamos o no- no es materia indispensable a visorear por la Comisión de Selecciones Nacionales, como tampoco lo fue el Nacional Sub-18 de ADEMEBA, celebrado en meses pasados.

Ambas selecciones araron los mismos resultados, y ambas preselecciones parece que les hizo falta visorear completamente el mejor talento. ¿Casualidad? Podrán decir que México nunca ha clasificado a un Mundial U18. Antes de Valdeolmillos, México, según Gustavo Ayón, era el "hazmerreir" de América, y nunca se había clasificado a un Mundial en 40 años. Aunque lejano, todo es posible si se hace de la mejor manera, con transparencia y también influye un poco la suerte.

En este caso, en el Nacional de ADEMEBA femenina, pocas sonrisas y mucha desazón. ¿Como es un torneo "selectivo" si nadie se presenta a visorear el talento?

Al final, el organismo encargado de todo esto, el COM, y su titular, Carlos Padilla, tendrán la última palabra.

Mientras tanto, por desgracia, el basquetbol femenino sigue fragmentado.

Cuadro Ideal del Nacional ADEMEBA (Podios)
Alexis Castro, Guanajuato (MVP)
Martha Camacho, Sinaloa (Seleccionada 2014)
Annel Tapia Suazo, Guanajuato
Bety Serna, Chihuahua
Brisa , Sinaloa.

-Manuel Bermúdez. Twitter Selección @selmexbasket


Envíalo a Google Plus

2 comentarios:

Columna sin afinidad política u organizativa, dedicada a seguir a las selecciones mexicanas de basquetbol en todas sus categorías.
Manda tu comunicado de prensa: seleccionmexicanadebaloncesto@gmail.com