Felíz Día del Entrenador: 22 de Abril.

Artículo especial.

22 de Abril es el día del entrenador. En la NBA el premio de Entrenador del Año se llama Red Auerbach,
el primer gran entrenador de la liga, que ganó 9 campeonatos con los Boston Celtics en los 50s y 60s.

Pero hasta una leyenda tiene momentos de flaqueza en ocasiones, esta es un artículo sobre el más grande entrenador, hasta que apareció Phil Jackson, que le igualó en campeonatos en los 90s y 2000s.





----------------------------------------------------------------------------------------------------------

                                                             

Cuando las dudas atacan

“La gente recia se ha hecho así plantándole cara a la adversidad, como las cometas que se elevan al viento”.
 -Frank Harris

   Cerca del campeonato. Por primera vez en su carrera, Auerbach se veía a un paso del título, en las finales de la temporada 56-57. Justo cuando más sereno debía estar, las dudas le comían el estomago. Pero por fuera se mantuvo más firme y derecho que un hasta de bandera. Primer campeonato.

   Todo parecía indicar que Boston era el merecedor del trofeo en aquellas emocionantes finales de la temporada 56-57, ya que los Celtics habían liderado el campeonato con un cómodo récord de 44-28 con seis juegos de ventaja sobre el más cercano perseguidor, Syracuse. Para aumentar la complacencia de Boston, Syracuse quedó en el camino antes de llegar a las finales, y el otro equipo finalista eran los Hawks de San Luis, que sin ser un mal equipo, si eran inferiores comparados con el poderoso Boston, pues cosecharon una marca perdedora de 34-38, muy poco digna para llevarse el campeonato. Pero Alex Hannum, el entrenador de los Hawks, pensaba diferente y tenía a sus pupilos luchando hombro con hombro en la serie final contra Boston.

English: Boston Celtics president, Red Auerbac...
Red Auerbach, mítico. (Photo credit: Wikipedia)
   Boston comenzó tropezando la serie por el campeonato, perdiendo 125-123 en casa, pero se recuperó en el segundo juego 119-99. Con la serie mudada en San Luis, los Hawks se adelantaron 2-1 al ganarles agónicamente 100-98, y Boston nuevamente regresó de atrás, pues en el cuarto juego se impuso 123-118. El quinto juego se celebró en Boston, y despejando algunas dudas que ya se creaban en el ambiente, los Celtics se impusieron fácilmente 124-109 ante su público. Pero las malas noticias era que el sexto y penúltimo juego se llevaba a cabo en San Luis y Boston no pudo remar contra la corriente, y terminó perdiéndolo 94-96.

   El séptimo juego correspondía jugarse en Boston Garden por terminar con el mejor récord  en temporada regular, y mientras los jugadores calentaban, Hannum y Auerbach en los banquillos trazaban mentalmente la estrategia a seguir. Aurbeach aseguraba no estar nervioso, pero se notaba que no había dormido en al menos diez días y caminaba como si en vez de músculos en las piernas tuviera hierro, y su sonrisa que pretendía serenidad mas bien lo hacía parecer al punto del llanto, y ni hablar del sudor en su rostro, simplemente su rostro no se distinguía por el brillo de la secreción con las luces del gimnasio. Es una duda cuál fue la causa de que no le diera un infarto, pero incluso se las arregló para dirigir a sus muchachos pese a su nerviosismo.

   Red Auerbach nunca tuvo dudas en que el podría ser un entrenador de básquetbol, pero con los años pensó que el ser campeón estaba mas allá de ser bueno o malo, sentía que el destino jugaba una parte muy importante para ser campeón. Él en particular  había buscado un título por años. Fue un gran entrenador de Instituto, pero no logró ser campeón en tal nivel. Después dirigió a los Washington Capitols con quienes gozó muy buenos años en temporada regular, pero algo sucedía en los play-offs que los Capitols se desinflaban en la segunda fase. Auerbach, años después,  declaró, “Veía a los otros entrenadores, y yo sabía que era tan bueno como ellos”. Había hecho lo suficiente como para merecer ser campeón. Y aquí estaba, ante el juego que lo decidía todo. No era un “ahora o nunca” por que le quedaban muchos años por entrenar, pero seguía teniendo la duda de ser un entrenador capaz de llevar a su equipo a lo más alto. Mucha gente conocía al pequeño entrenador cuando iban a verle dirigir a los Celtics. Pero lo que no sabían era que él era tal vez el más dedicado entrenador no sólo de la liga, sino tal vez del país y del mundo entero. Dirigía las prácticas y ensayos del equipo, programaba juegos de pretemporada, estaba inmerso en numerosas organizaciones locales en busca de talento y si la temporada profesional terminaba, viajaba por el interior del país para observar y buscar talento en la liga estudiantil; no le gustaba recibir la noticia a través de reportes y papeles, le gustaba ser él mismo el ojeador de talento. A tal grado estaba su pasión y dedicación, que a su familia la dejaba viviendo en New York, mientras el vivía apenas con lo necesario en Boston. Con tal carga de trabajo, claro que se merecía el campeonato.

     Y aunque fue un juego tremendamente cardíaco, el juego siete de las NBA Finals fue ganado por Boston en doble tiempo extra. Los botadores veteranos de Boston Bob Cousy y Bill Sharman se combinaron para un nefasto ¡5 de 40! desde el campo, pero un par de jugadores novatos, precisamente fruto del trabajo de Auerbach, sacaron la casta: Tom Heinsonh, con 37 puntos y 23 rebotes, y Bill Russell con 19 puntos y 32 rebotes. El juego terminó 125-123,  y el enorme esfuerzo de los Hawks rindió frutos un año después cuando ganaron el único campeonato de su historia. Pero Auerbach tuvo que dejar sus dudas fuera. Ese título fue el primero de muchos que consiguió en su carrera. El entrenador que no pudo ser campeón en el nivel High School es el nombre actual que se le da el premio de Coach del Año de la NBA.Todos los títulos que se le escaparon cuando dirigía a Baltimore, los recuperó cuando dirigía a Boston. Consiguió 938 victorias totales, el récord de la liga que se mantuvo por más de 30 años. La duda suele ayudar a ser más meticuloso en la vida. Suele ser una buena compañera, cuando te motiva a trabajar por algo que por ley crees que no mereces. Y Red Auerbach, con toda esa duda acumulada en los años, trabajó tan duro que se hizo merecedor, no de uno, ni de dos, sino de nueve campeonatos en la NBA.
          
Red Auerbach y su excelente paso en la NBA

T
Equipos
Marca
1
46-47
Washington
49 - 11
2
47-48
Washington
28 - 20
3
48-49
Washington
38 - 22
4
49-50
Tri-Cities
28 - 29
5
50-51
Boston
39 - 30
6
51-52
Boston
39 - 27
7
52-53
Boston
46 - 25
8
53-54
Boston
42 - 30
9
54-55
Boston
36 - 36
10
55-56
Boston
39 - 33
11
56-57
Boston C
44 - 28
12
57-58
Boston
49 - 23
13
58-59
Boston C
52 - 20
14
59-60
Boston C
59 - 16
15
60-61
Boston C
57 - 22
16
61-62
Boston C
60 - 20
17
62-63
Boston C
58 - 22
18
63-64
Boston C
59 - 21
19
64-65
Boston C
62 - 18
20
65-66
Boston C
54 - 26

Totales
938 - 479

Promedio
47.0 – 24.0
Nomenclatura: T: Temporada, C: Campeón de liga.

Envíalo a Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario

Columna sin afinidad política u organizativa, dedicada a seguir a las selecciones mexicanas de basquetbol en todas sus categorías.
Manda tu comunicado de prensa: seleccionmexicanadebaloncesto@gmail.com